Crónica periodistica

Bochornoso episodio, arruina la Carrera de una famosísima modelo estadounidense

Hotel Sheraton- Movilización de medios por el vergonzoso hecho que sufrió Catherine Stewart de 21 años de edad.






Hotel Sheraton de Retiro, lugar de donde ocurrió el hecho.

El pasado sábado 4 de abril el famoso y explendoroso hotel Sheraton de Avenida San Martin fue escenario de un episodio bochornoso para la famosísima modelo de 21 años, Catherine Stewart.
Eran aproximadamente las 22hs, cuando toda la prensa argentina, estaba esperando la llegada de Stewart desde Estados Unidos, para ver el lanzamiento de su nueva marca de ropa.
Retrasada, Stewart llego al gran hotel, con la ansiedad que la caracteriza. Bajo de su elegante limusina, con un gran vestido de encaje, muy sensual, pero la imprecisión de su chofer para marcharse le jugó una mala pasada: su sensual pero peligroso vestido, al cerrarse la puerta de la limusina, se engancho y desarmo, lo que dejo a la señorita Stewart al desnudo en medio de una multitud de gente.
Personal de seguridad, alertados por la situación, salieron del hotel para asistir a Stewart y rápidamente la llevaron hacia una de las mejores habitaciones del hotel para que pudiera reparar el vestido. Sin nada que hacer, el personal se retiró de la habitación dejando enloquecida, angustiada y avergonzada a la pobre joven.
Para continuar con la mala suerte, las modistas de Stewart, no estaban presentes aquella noche porque la joven habría ordenado que se quedaran en Estados Unidos para confeccionar nuevos vestidos.
La situación empeoraba, la gente fuera del hotel, ansiosa por el comienzo del gran evento, se preguntaba dónde podría estar Stewart y como solucionaría su inconveniente. Aparentemente para su público era muy sencillo solucionarlo.
Pasado demasiado tiempo de espera, el público comenzaba a preguntarse ¿Cómo podría importar tanto ese vestido, si la modelo tenia millones? Sin respuesta alguna, y con mucho enojo, el público comenzó a  retirarse del evento.
Empresarios y organizadores, preocupados, se preguntaron si la joven estaría bien y por qué se retrasaba tanto. Cansado, por la espera, el jefe de la joven, el señor Bruno Parin, ingreso en la habitación, donde la sorprendió con elementos de costura en sus manos reparando el vestido. El, como jefe, no tenía manera de ayudarla, aunque le daba el aliento necesario para que lograra su objetivo.
Reconfortada por el aliento de su jefe, pero todavía avergonzada, se la escucho gritar de felicidad: -¡YA ESTA LISTO! Ansiosa, se cambió y bajo al gran evento.
Al llegar al salón principal, la angustia la atrapo cuando vio que la gente que esperaba con mucha ansia el lanzamiento de su gran marca se había retirado.
Sus jefes se enfurecieron. Organizadores y demás le informaron que daban por finalizado su contrato.
Entristecida, Stewart se retiró del salón, pero en la planta baja del hotel, la esperaban los medios, y el público que, a pesar de su enojo, tenían ansiedad por ver el lanzamiento de su marca de ropa.

Sus jefes, arrepentidos por los errores cometidos, se disculparon con la joven, y junto lograron llevar a cabo el evento.

Comentarios

  1. Aunque todavía hay algunos problemas de acentuación, está mucho mejor...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Trabajo Práctico "Espacio rural y urbano"

El extraño caso de Dr Jekyill y Mr Hyde y Mary Railly: El espacio narrativo

Informe taller de trabajo